Adán Chávez

Noticia / PSUV

10.jul.2016 / 05:48 pm / Haga un comentario

Constitucionalidad a toda prueba

Sentir Bolivariano

Sentir Bolivariano

Adán Chávez Frías

@Adan_Coromoto 

Jamás he creído que pueda construirse nada sólido ni estable en un país, si no se alcanza antes la independencia absoluta. Con esta frase esencial del revolucionario, el jacobino, el humanista, el socialista, el Generalísimo  Francisco de Miranda,  quiero iniciar este artículo, en ocasión de conmemorarse el próximo jueves 14 de julio, 200 años de su paso al inmenso océano de la perennidad.

En esa construcción de independencia patria, recordamos, a propósito de que Venezuela recientemente asumiera la presidencia pro tempore de la Cumbre Social del Mercado Común del Sur (Mercosur), la reflexión del Comandante Chávez cuando dijo que todo forma parte de una estrategia para convertir a nuestro país en una gran potencia, objetivo del Plan de la Patria: “Es que nuestro país tiene, así lo digo, todos o casi todos pues, los elementos básicos para convertirse en una potencia. Y aquellos que faltaren, bueno, nosotros tenemos capacidad creativa para eso, para crearlos, para parirlos, para que Venezuela sea un país potencia dentro de la gran potencia suramericana, latinoamericana, caribeña; esta que tiene un conjunto de elementos de integración en marcha, de espacios más bien, el Mercosur es uno de ellos (…) nos hicimos miembros asociados y luego miembros plenos hasta hoy; pero fue una batalla de una década, que pasó por eventos históricos de gran resonancia…”.

Hoy seguimos batallando por ese camino Comandante Eterno. Al momento de la publicación de este articulo, está anunciada la realización en Montevideo de una Cumbre de Cancilleres de Mercosur, donde participarán solo los ministros de Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina, con el objetivo de tratar de impedir el traspaso de la presidencia pro tempore, que le corresponde a Venezuela, de acuerdo a los estatutos que dicta esa organización regional.

Lo anterior, pretendiendo invocar el protocolo de Ushuaia sobre derechos humanos y respeto a la democracia. Es verdaderamente irónico, y por supuesto inaceptable, que justo son dos gobiernos de facto, los de Brasil y Paraguay, quienes se están oponiendo al criterio de rotatividad de los países en la conducción del bloque, convirtiéndose estas acciones en uno de los ataques más graves a la institucionalidad del Mercosur durante sus 25 años de existencia, ya que violenta sus propios acuerdos internos.

No es nueva la posición de Paraguay, único país del Mercosur en acompañar las posturas injerencistas del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el Sr. Almagro, cuando intentó invocar contra Venezuela la “Carta Antidemocrática”; también fue el país que mantuvo en suspenso durante años nuestro  ingreso a ese bloque regional, porque sus organismos legislativos se negaban a permitir “el ingreso de Chávez al Mercosur”.

Es importante conocer que el canciller de Paraguay Eladio Loizaga, abanderado de esa campaña de exclusión de nuestro país, fue nada más y nada menos uno de los que, durante la dictadura, promovió la organización internacional que colaboró con el Plan Cóndor. Algunos documentos de la Comisión de Verdad y Justicia de Paraguay, lo señalan como colaborador en la elaboración del acta preparatoria del XII Congreso Anticomunista Latinoamericano (realizado en Asunción en 1977), además de ferviente integrante de la Liga anticomunista, conocida en inglés como World Anti-Communist League (WACL). Este Sr. Loizaga, con su “florido” historial, fue el que dijo el 30 de junio pasado que el país que presida Mercosur “tiene que tener las credenciales democráticas, de respeto a los derechos humanos, y mucha estabilidad económica”.

Junto a lo anterior, no debemos dejar de considerar lo que pareciera una suerte de venganza tomada por los sectores dominantes en Paraguay contra el Mercosur y contra la propia Venezuela, por la suspensión de este país cuando el golpe de Estado contra el presidente Fernando Lugo y la decisión de los presidentes de Argentina, Brasil y Uruguay de considerar que Venezuela debía ingresar definitivamente al bloque.

En esta misma semana, casualmente, apareció convenientemente en escena en Montevideo José Serra, canciller del gobierno provisional de Brasil, surgido de un impeachment sin causa judicial contra la Presidenta legítimamente electa Dilma Rousseff, proponiendo el argumento de que Venezuela no puede asumir la Presidencia del Mercosur porque no ha incorporado a su legislación interna algunas normas del bloque. Al respecto, también es necesario mencionar que fue ese gobierno de facto el que el pasado 15 de junio recibió al fascista opositor Henrique Capriles en Brasilia, donde se dedicó, entre otras cosas, a decir que “sería inaceptable que Maduro asuma la presidencia del Mercosur”.

Está más que claro que no existen razones jurídicas para frenar el traspaso de la presidencia temporal de Mercosur a Venezuela, más que el guión a cumplir por parte de gobiernos de derecha, siguiendo lineamientos del Norte, de seguir atacando a los gobiernos que buscan la construcción de un nuevo sistema social para nuestros pueblos, basándonos en la equidad, la justicia y en el otorgamiento de la mayor suma de felicidad posible.

El argumento técnico o administrativo cae por su propio peso, ya que nuestro país ya ha ejercido la Presidencia Pro Tempore del bloque de manera exitosa. En lo que se refiere a la adopción interna de las normas previamente adoptadas por el bloque es obviamente progresiva, cuyos plazos establecidos vencen en su mayoría en 2017, así que ni siquiera estarían vencidos. Adicionalmente, probablemente uno de los protocolos más importantes del Mercosur desde el punto de vista político e institucional y de respeto a la democracia, como es el Protocolo de Montevideo de Compromiso con la Democracia (conocido como Ushuaia II), que establece las sanciones pertinentes en caso de rompimiento del orden democrático en alguno de los países integrantes, solamente ha sido hasta ahora ratificado por parte de Venezuela.

El hermano presidente Evo Morales, lo decía en declaraciones que ofreció desde su país, haciéndole el justo llamado a su homólogo de Uruguay, Tabaré Vázquez, para que le entregue la conducción temporal de Mercosur a Venezuela: “bajo alguna manipulación desde el norte, algunos presidentes intentan quebrar a las organizaciones latinoamericanas (…) Cada gobierno tiene problemas pero se debe respetar a los gobernantes elegidos por voto popular (…) mi apoyo y solidaridad a Maduro”.

Una vez más, compatriotas, se pone de manifiesto la actitud apátrida de sectores opositores que continúan apostando por ver a Venezuela excluida de los planes de desarrollo regionales e internacionales, cuando realmente se trata, tal como lo dijera el camarada Jorge Rodríguez, quien nos representó dignamente en ese mismo escenario, “de un mecanismo que va más allá de las relaciones comerciales y económicas entre los países, porque se afinca más en las necesidades de los pueblos para sacar a las mayorías de la situación de pobreza y proporcionar educación, salud y alimentación para todos”.

Mi llamado es a mantenernos en alerta permanente, el asedio contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, no ha cesado ni cesará. Seguirán los ataques, internos y externos, pero no podrán doblegar la constitucionalidad y legitimidad de este gobierno revolucionario, bolivariano, chavista,  electo por la mayoría del pueblo venezolano. No les quedará otro remedio que ver como avanza la Revolución y, más temprano que tarde, desistir  de guerras económicas, de planes golpistas, genocidas y de todos sus intentos de desestabilización y violencia; los cuales en definitiva forman parte del guión de guerra no convencional del imperio norteamericano.

A 205 años de nuestra Declaración de Independencia, seguimos en batalla. De nuestro lado está la verdad, la fuerza histórica de nuestros libertadores y la dignidad de un pueblo que decidió ser definitivamente libre.

¡Chávez vive, la Patria Sigue!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Venceremos¡

 

Barinas, 10 de julio de 2016.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.