Adán Chávez

PSUV

8.nov.2015 / 08:47 pm / Haga un comentario

Construyendo Victorias

adan-hugo-chavez-644x362

Adán Chávez Frías

@Adan_Coromoto

I

Los pueblos de América Latina y el Caribe, con Hugo Chávez a la cabeza, enterraron hace una década al neoliberalismo al derrotar la propuesta norteamericana de imponer el Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA).

Fue en Mar del Plata, Argentina, un 5 de Noviembre de 2005, durante la  Cumbre de las Américas, cuando se manifestó de manera contundente la existencia de un proceso de liberación nacional de carácter continental en Nuestramérica.

Y en esa gesta antiimperialista, liderada por Hugo Chávez, y respaldada por líderes progresistas y socialistas como Evo Morales, Lula Da Silva, Nestor Kirchner, Cristina Fernández, Rafael Correa, Daniel Ortega, Fidel Castro, Raúl Castro, entre otros, continuamos diciéndole al imperio que aquí en América Latina y el Caribe estamos tomando otro rumbo para salvar a la Humanidad de la explotación, la muerte y la destrucción del planeta.

La tarea no es fácil, y como Chávez nos señaló en aquel momento, más allá de enterrar el ALCA, debemos ser enterradores, en una lucha de mayor dimensión, complejidad y profundidad, del capitalismo neoliberal que arremete contra la soberanía económica, militar y política de los pueblos del mundo.

Nos corresponde sepultar al capitalismo pero también construir una alternativa viable para el desarrollo armonioso de nuestros países, en paz y con prosperidad económica. Y lo estamos logrando, pese a las dificultades.

Estamos aquí en mejores condiciones que en muchos países del mal llamado mundo desarrollado, que sufren hoy las atroces consecuencias de la crisis estructural del capitalismo. Ante esa realidad, los pueblos de Nuestramérica construyen un modelo alternativo sustentado en la cooperación, el respeto y la solidaridad, encarnado en iniciativas como el ALBA, Unasur, Mercosur, Petrocaribe; y últimamente, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Hoy, EE.UU pretende destruir la Revolución Bolivariana, el Socialismo Bolivariano, para incendiar la América Latina y el Caribe y comenzar una segunda colonización de nuestras naciones. Seguimos en batalla, y no nos cabe duda que nuevamente enterraremos las pretensiones hegemónicas de imponernos a sangre y fuego el modelo neoliberal que en el pasado nos hundió en la miseria y en la pobreza,  para oprimir y dominar a nuestros pueblos; seguiremos cumpliendo con el legado del Comandante Eterno y consolidaremos un mundo multicéntrico y pluripolar.

II

Pedro Pérez Delgado, conocido como Maisanta, nació en la población de Ospino, del estado Portuguesa de los llanos venezolanos, en 1882. Participó en la Revolución Restauradora del General Cipriano Castro, junto al cual enfrentó, entre otras cosas, el bloqueo imperialista de 1902. Cuando el presidente Cipriano Castro es traicionado por el General Gómez, Maisanta inicia una guerra de guerrillas en contra del dictador. En ese momento era un prestigioso y revolucionario jefe civil y militar en Sabaneta de Barinas, a orillas del río Boconó; era diciembre de 1908. Castro estaba en Europa tratando de curarse una terrible enfermedad, cuando Gómez da un golpe de estado que fue apoyado por el Gobierno Norteamericano. Esto porque el presidente Castro se negaba a entregar las riquezas del país, la naciente producción petrolera, porque era un gobernante nacionalista.

Posteriormente, Maisanta participa en el alzamiento de 1914, donde sus acciones principales son la toma del vapor Masparro, el ataque al Cuartel de San Fernando de Apure y a la población de Puerto de Nutrias, en el Estado Barinas; diversas acciones guerrilleras en las sabanas de Apure y del Arauca colombiano. Allí fue capturado y preso durante dos años, hasta que fue amnistiado por el Gobierno de aquel país. Más adelante, en 1921, Maisanta estuvo presente en la Batalla de Guasdualito, junto a Emilio Arévalo Cedeño, “el Tuerto Vargas”, entre otros. Luego, en 1922 participó en la Revolución del General Arreaga Perdomo. Este General murió en el asalto a San Fernando, el 20 de mayo de ese año. Después de estos hechos, Maisanta fue hecho preso y trasladado con grillos al castillo Libertador de Puerto Cabello. Allí le dieron vidrio molido en la comida durante varios meses, hasta que murió envenenado, el 08 de noviembre de 1924.

¡Gloria eterna, bisabuelo! Aún retumba tu grito de guerra en las sabanas: “Maisanta, que son bastantes y van cayendo de a piyote”. Fuiste de los últimos centauros, los últimos de a caballo que se alzaron contra las oligarquías criollas, contra el imperialismo. Los pueblos terminan rescatando la realidad de sus propias vivencias, de los protagonistas que escriben nuestra historia. La lucha libertaria cobra terreno. Y tú estás aquí,  a noventa y un años de tu ausencia física, estás entre nosotros, más fuerte que nunca, con tus ideas, con tu ejemplo, porque los hombres como tú, que es decir como Bolívar, como Chávez, nunca mueren; se quedan incrustados en el corazón del pueblo. Y puedes estar seguro ahora, que con el avance indetenible de la Revolución Bolivariana, podemos todos gritar: “Pudo más el pueblo”. Porque la traición y el entreguismo, seguirán siendo derrotados y se concretará definitivamente, el sueño bolivariano que es tu sueño, que es el nuestro, que es el del pueblo venezolano y latinocaribeño.

III

Las victorias no son producto de la casualidad ni de la suerte, sino de la planificación estratégica y la concreción de objetivos. La inexpugnable maquinaria roja del chavismo y del Gran Polo Patriótico, no cae en triunfalismos.

Este domingo 8 de noviembre, hemos hecho un ensayo que ha sido el preludio de la arrolladora participación y movilización que nos conducirá al triunfo electoral del próximo 6 de diciembre.

Estamos edificando nuestra victoria; jefas y jefes  de UBCH,  de CLP, patrulleras y  patrulleros, candidatos y candidatas, militancia de los partidos políticos aliados y de todos los frentes y movimientos sociales, amigos, amigas, simpatizantes del proceso revolucionario,  todos y todas participando, vamos a enseñar a votar a nuestra gente para que no se equivoque, revisando toda la maquinaria electoral, para que nada falle; y a todos los patriotas que quieran unirse a esta gran gesta por la defensa de nuestra independencia y soberanía; por la esperanza Socialista que nos dejó Chávez.

Pero no se trata sólo de cumplir con la ejecución del simulacro, sino de continuar permanentemente en la calle; es importante tocar a la gente, darle un volante, repartir nuestra propaganda,  escuchar a quienes puedan estar confundidos; llevar a todos lados la verdad de la Revolución Bolivariana, los logros del milagro socialista de Hugo Chávez, que en menos de dos décadas y pese al sabotaje económico del que hemos sido objeto, ha conseguido erradicar el hambre y la miseria de la Patria y convertirnos en un país donde más del 60% del ingreso, es destinado a la inversión social para darle al pueblo la mayor suma de felicidad posible, como fue el sueño del padre Libertador Simón Bolívar, hoy día convertido en objetivo fundamental del Plan de la Patria.

El pueblo quiere paz, quiere seguir en ruta hacia el Socialismo Bolivariano. No podemos optar por el retroceso. Continuemos construyendo victorias, cosechando éxitos tangibles para el pueblo, que se traducen en más Bases de Misiones, más viviendas, más CDI, más Canaimitas, más ingresos y más vida digna para toda la población. Por ello, aceitamos la invencible Maquinaria Roja, porque ¡el 6 D Gana Chávez, gana el pueblo!

¡Viva Chávez!

¡Viva Maduro¡

¡A conformar patrullas por la Patria!

¡ A movilizarnos por la Paz !

¡Venceremos!

Barinas, domingo 8 de noviembre de 2015

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.