Adán Chávez

PSUV

13.sep.2015 / 04:12 pm / Haga un comentario

Comuna o nada

En elecciones internas del PSUV

Adán Chávez Frías

@Adan_Coromoto

 

Esta expresión del Comandante Eterno Hugo Chávez, con la que hoy doy inicio a este artículo, hay que mantenerla en nuestro corazón, no sólo como una consigna, sino con todo lo que ello significa desde el punto de vista político e ideológico, porque es la manera directa de seguir entregándole poder al pueblo organizado y por ende, de seguir en la construcción de nuestro socialismo.

La comuna debe considerarse como el núcleo de la nueva sociedad; las partículas fundamentales que conforman dicho núcleo son los consejos comunales. Es decir, cual protones y neutrones, los consejos comunales unidos indisolublemente, conforman la comuna socialista.

De allí nuestro empeño en destacar que el pueblo venezolano tiene que empoderarse cada día más, a través de la organización popular y la consolidación de las comunas, para avanzar en la construcción del Socialismo Bolivariano, legado de Chávez. Las Comunas, desde la perspectiva del Comandante Chávez, son la base fundamental del nuevo Estado, como parte de un sistema donde el pueblo ejerza la democracia participativa y protagónica; donde se consolide la hegemonía popular.

El pueblo tiene que ser poder. No debemos retrasar la marcha en la construcción del Estado comunal.  La comuna tiene que ser la nueva potencia económica desde la base,  impulsando la capacidad de trabajo solidario, la productividad, la cultura y el valor del trabajo, en función del colectivo, de la sociedad. Con esa organización, lograremos optimizar la producción, lograremos nuestra liberación científica y tecnológica y derrotaremos sin duda la guerra económica.

Una comunidad organizada que ve, analiza  y estudia sus problemas,  los discute,  busca soluciones y decide,  es, en lo concreto, el Poder Popular, el Gobierno Popular.  Esa es la esencia de nuestra democracia socialista, en general,  es el Poder y el Gobierno que tiene el pueblo para ejercerlo allí donde vive. Ese, compatriotas, es el verdadero socialismo: poder popular, construyendo el nuevo modelo económico-productivo, para lograr la mayor suma de felicidad posible.

La Revolución tiene que avanzar siempre, pese a enfrentar cualquier dificultad. Ante esta nueva arremetida de la derecha y el fascismo nacional e internacional contra el Estado venezolano, el pueblo debe continuar preparándose para dar la pelea, librar las batallas por venir, pero también para no retroceder en lo que ya hemos logrado en 16 años de edificación socialista.

Y así lo está demostrando, al respaldar las acciones y medidas que valientemente ha tomado el presidente obrero Nicolás Maduro, y el Gobierno Bolivariano y Chavista, para frenar el contrabando y el paramilitarismo en la frontera.

En Colombia hay un gobierno de oligarcas; el pueblo colombiano seguirá batallando para darse en su momento, un gobierno popular, del pueblo y para el pueblo, pero mientras eso suceda, es nuestro deber patrio proteger nuestra soberanía territorial y económica que trata de ser menguada, desestabilizada, desde la frontera con esa nación hermana.

Haga lo que haga la derecha venezolana, aliada con la derecha colombiana y el imperialismo norteamericano, no podrá detener nuestra marcha indetenible hacia el Socialismo Bolivariano.

Pero más allá del apoyo al presidente Maduro, el pueblo chavista, el pueblo patriota, debe estar vigilante, asumir la contraloría social para detectar las debilidades, dónde se puede estar fallando en la construcción de la organización popular, a fin de rectificar y reimpulsar la marcha hacia el Estado comunal.

Además de las medidas contra el contrabando y el narcoparamilitarismo en la frontera; además del apoyo a la Operación Liberación del Pueblo, debemos, es prioritario, consolidar las comunas. Allí donde se liberen los espacios del hampa, del contrabando, del bachaqueo, de la violencia paramilitar, allí debe surgir la comuna, como garantía de la construcción de la nueva sociedad socialista, del nuevo estado de derecho y de justicia social.

En esta coyuntura, recordamos también el aciago 11 de septiembre de 1973, cuando tras el derrocamiento del legítimo gobierno democrático del presidente mártir Salvador Allende, se dio inicio a la dictadura más cruenta que jamás haya existido en este lado del mundo. La experiencia socialista del hermano pueblo chileno, fue sin duda una referencia para la formación de los cuadros políticos de izquierda en toda Latinoamérica. Con el golpe de estado de 1973, ese camino fue suplantado, durante muchos años,  por un modelo neoliberal en lo económico y fascista en lo político.

Y debemos tener presente, que ese modelo neoliberal y fascista, es el que defiende hoy la oposición venezolana. En el supuesto negado que la ultraderecha nacional, lograse, como lo pretende en el próximo proceso electoral del 6 de diciembre, tener poder político suficiente,  intentaría borrar todos los logros sociales de la Revolución Bolivariana, entre ellos, la construcción de las comunas, porque para la burguesía es inconcebible que el pueblo pueda gobernarse a sí mismo.

Hago un llamado también a la vigilancia revolucionaria, tras la limpia sentencia de 13 años que recibió el  ultraderechista  Leopoldo López, politiquero delincuente, por su participación directa en actos terroristas que llevaron a la muerte de 43 venezolanos inocentes y provocaron cientos de heridos. La derecha fascista quiere tomar ese hecho como excusa para buscar nuevamente violencia. No debemos caer en provocaciones, pero mantenernos alertas. Unidos y en batalla, en contra de la impunidad y firmes a dar la pelea para derrotar al fascismo, no sólo en el plano electoral el próximo 6 de diciembre, sino en lo estructural, profundizando en la constitución de las comunas socialistas.

 

¡Viva la Patria!

¡Viva Chávez!

¡Viva Maduro¡

¡Independencia o Nada¡ ¡Comuna o Nada¡¡¡

 

 

 

 Barinas, domingo 13 de septiembre de 2015.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.