Adán Chávez

PSUV

16.ago.2015 / 04:09 pm / Haga un comentario

Venezuela cambió para siempre

cd

Adán Chávez Frías

@Adan_Coromoto

 

Se cumplieron este 15 de agosto, 11 años de la Victoria del NO, en el referéndum que la oposición fascista quiso denominar revocatorio y la conciencia patriótica de la gran mayoría de los venezolanos y venezolanas,  transformó en reafirmatorio. En ese momento, el Comandante Eterno Hugo Chávez, en su discurso frente al balcón del pueblo para celebrar el triunfo electoral, lanzó su célebre frase: “Venezuela cambió para siempre, ya no hay retorno al pasado. La Cuarta República ha muerto”.

Ese 2004, en el fragor de la batalla, el líder histórico de nuestra Revolución declaró al mundo la proyección antiimperialista de la Revolución Bolivariana, lo que llevaba implícita la idea de una orientación anticapitalista de nuestro proceso revolucionario. La gran mayoría de la población con su voto manifestó que quería continuar por la senda que señalaba el comandante Hugo Chávez Frías: la senda del Socialismo Bolivariano.

En aquel entonces, del resultado de ese referéndum dependía el destino de la Patria; fueron momentos cruciales para Venezuela, y con Chávez a la cabeza,  obtuvimos  el contundente triunfo que nos permitió iniciar el camino seguro hacia la consolidación de la Revolución Bolivariana. Ese ciclo que inició hace más de una década, dejó en claro que el pueblo venezolano jamás permitirá el retroceso hacia un gobierno socialdemócrata, hacia otra dictadura de la burguesía disfrazada de democracia representativa.

Nunca debemos quitarle a nuestro socialismo ese calificativo, bolivariano, porque es justamente esa definición la que amalgama la relación entre la tradición patriótica iniciada con la gesta libertaria de Francisco de Miranda y Simón Bolívar, con la insurrección popular del 4 de Febrero de 1992 y la lucha por la justicia social y los cambios revolucionarios en nuestra Patria. Nuestro proyecto de transformación política, social y económica, no es otro que la continuidad del iniciado por el Padre Libertador, hace más de doscientos años.

Por ello no es casual, que justo el 15 de agosto se conmemore también el juramento de Bolívar en el Monte Sacro, que este año cumple 210 años. Ambas gestas, la independentista y la Revolución Bolivariana; ambos líderes, Simón Bolívar y Hugo Chávez, en momentos y circunstancias distintas en el tiempo y en el espacio, fueron unidos por la espiral de la historia para cristalizar un objetivo universal: construir una sociedad que otorgue a la población la mayor suma de felicidad posible.

Esa sociedad es la sociedad socialista. Para los cristianos, el reino de Dios sobre la tierra. Para los revolucionarios y revolucionarias, el proyecto bolivariano, socialista, chavista, cristiano, antiimperialista, que estamos construyendo en Venezuela.

Hoy, nosotros y nosotras somos depositarios del sagrado juramento en el Monte Sacro, pero también legatarios del Plan de la Patria, donde el Comandante Chávez nos dejó trazadas las metas que debemos cumplir para llegar al punto de no retorno de la Revolución Bolivariana en el 2019.

En ese  trayecto hacia la conquista de la irreversibilidad de nuestro proceso revolucionario aún debemos afrontar grandes peligros. Hoy enfrentamos nuevamente un proceso electoral complejo, en el que, como entonces, está en juego el futuro y la paz  de nuestro país.

En este momento, pese a las dificultades, estamos mejor preparados que en el 2004. El pueblo chavista y no chavista ha elevado sus niveles de conciencia patriótica, nadie quiere que la nación se hunda en el caos; el pueblo no ha permitido la reactivación de las guarimbas, no ha caído en provocaciones; rechaza la estrategia de inducir saqueos como arma política y, aunque el bombardeo mediático y la guerra psicológica toman visos brutales, no ha perdido la confianza en que el Gobierno Bolivariano, la Revolución Bolivariana, el presidente Nicolás Maduro, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Gran Polo Patriótico, convertido hoy en vanguardia revolucionaria, están haciendo todos los esfuerzos para superar los embates de la guerra económica, del terrorismo económico, que la burguesía y la oligarquía empresarial han puesto en marcha contra el pueblo, apoyadas desde Washington.

Los restos carcomidos y putrefactos de los partidos del puntofijismo, y sus novísimos engendros neofascistas, como Voluntad Popular y Primero Justicia,  no son realmente nuestros adversarios; la maltrecha Mesa de la Unidad Democrática (MUD), no tiene capacidad de adversar a nadie, entre sus propios miembros se está desmoronando; el adversario verdadero es el gobierno de los Estados Unidos, ese es el que nos quiere destruir como Estado, como país, como Revolución, para apropiarse de nuestros recursos y asegurar su hegemonía en el mundo. Y el pueblo lo sabe.

Debemos continuar unidos y unidas, reforzando la vanguardia revolucionaria que hemos constituido; con más fuerza que nunca seguir divulgando y consolidando los logros sociales, económicos, políticos, culturales, deportivos, logros en todos los ámbitos de la Revolución; debemos ir por quienes nos adversan, por quienes aún parecieran no entender que luchamos por el bienestar de toda la población, por la transformación de toda la sociedad hacia un modelo de justicia y equidad.

Nos corresponde otra vez decirle al imperialismo norteamericano y a sus lacayos de la oligarquía y de la burguesía fascista nacional: ¡los esperamos en Santa Inés! Y nuevamente, obtener una contundente victoria que más allá de lo electoral, reafirme el compromiso del pueblo con el proyecto socialista de Hugo Chávez. ¡¡Vamos a la Victoria Perfecta!!

El Comandante Eterno Hugo Chávez, sigue al frente de la Revolución Bolivariana con su  referente moral y espiritual, y por primera vez,  gracias a ese referente y al liderazgo del presidente obrero Nicolás Maduro, las fuerzas revolucionarias, chavistas, patrióticas, hemos consolidado una alianza perfecta que nos permitirá derrotar al enemigo. El pueblo, sin dudas, nos acompañará en esta tarea, porque ciertamente aún no hemos llegado al punto de irreversibilidad de la Revolución Bolivariana, pero que nadie lo ponga en duda: al pasado, a la Cuarta República, a la falsa democracia, al neoliberalismo, a la opresión, a la explotación, a la humillación, a la exclusión de las mayorías, no regresaremos jamás.

¡Viva Bolívar!

¡Viva Chávez!

¡Viva Maduro!

¡Viva la Revolución Bolivariana!

Barinas, domingo 16 de agosto de 2015.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.